Las manchas junto con las arrugas es la principal preocupación estética de la piel. Ya que su aparición en la piel puede envejecernos hasta 10 años.

El otoño y el inviernos es buen momento para tratarlas, ya que es posible que durante el verano hayan aumentado y oscurecido.

¿Por qué se producen?

Recibir sol sin una protección adecuada, tomar anticonceptivos, estar embarazada, cambios hormonales, tomar fármacos fotosensibles y el paso del tiempo, son los principales riesgos.
Pero hay más, estudios recientes demuestran que también la contaminación y los radicales libres causa daños, penetran en nuestra piel alterándola, provocando manchas y un tono pagado.

¿Qué tipo de manchas hay?

Los lentigos, son los provocados por el sol, de color marrón intenso, planas e irregulares, aparecen en cara, escote brazos y manos.
El melasma, está asociado a alteraciones hormonales, embarazo y determinados fármacos. Manchas marrón claro, que ocupan gran parte del rostro, y son provocadas por el aumento de la melanina que pueden empeorar con el sol.
Las manchas en la piel son lesiones pueden llegar a ser malignas, por lo que es importante acudir al especialista.

¿Cómo prevenirlas?

Lo más importante es usar factor de protección todos los días aún que esté nublado.
Desmaquillarnos y limpiarnos todos los días la piel aún que no nos maquillemos.
Usar productos antioxidantes que protejan de los radicales libres, como la vitamina C.
Es posible diagnosticarlas antes de que aparezcan. La luz de wood refleja los daños que hay en dermis y es posible diagnosticar los daños solares que más adelante aparecerán, por lo que nos ayudar a tratarlo antes de que sea visible.
Así es como se ve una mancha aún no visible en la mejilla.

 

Luz d wood

No importa la edad para empezar a prevenir, de hecho desde pequeños deberíamos usar crema solar todos los días. Ya que un vez hecho el daño en la piel es muy difícil repararlo.

¿Qué tratamientos existen para tratarlas?

Lo mejor es acudir a un especialista y determine que tipo de mancha es y el mejor tratamiento.
Se pueden mejorar con cremas despigmentantes, peelings y llegar a quitar con láser.