La micropigmentación de labios no sólo se realiza para quien quiere llevarlos siempre maquillados, en los casos en los que más se hace es para corregir y dar volumen, incluso para marcar el contorno si está muy difuminado. Esta zona es la que más técnicas permite.

Contorno: si sólo queremos definir o corregir, se suele hacer del mismo color que la mucosa y no se nota que llevamos nada.

Fundido: se perfila el contorno y se hace un pequeño difuminado para fundir el color de la micropigmentación con el de la mucosa. Queda muy natural.

Piel sobre piel: hace un fundido más consistente y uniforme que el anterior.

Labio completo: para quien acostumbra a llevar el labio maquillado siempre o su color de mucosa es muy pálido y para tener un buen aspecto todo el día quiere llevar un tono suave que le de sensación de salud y buena cara.