¿Por qué la micropigmentación no dura para siempre?


Podríamos pensar que es una faena que no nos dure para siempre y que nos tengamos que hacer repasos cada año, lo que eso conlleva económicamente también, un gasto periódico. Pero en realidad es uno de sus beneficios, ya que se usan unos pigmentos especiales en lugar de tintas, como en el caso de los tatuajes.

¿Por qué se usan pigmentos?


La micropigmentación especialmente se realiza en la zona facial, en cejas, ojos y labios. Y nuestros rasgos faciales cambian a medida que pasa el tiempo notablemente, por lo que nos permite modificar y corregir el diseño acorde a ese cambio de nuestros rasgos que se han sucedido desde el último diseño realizado.
Pudiendo elevar un poco la ceja para crear un efecto lifting, elevar un poco el rabillo del ojo para realzarlo y engrosar un poco el contorno del labio o corregir las comisuras.

Pigmento
Al irse perdiendo el pigmento y gracias a la formulación de las mismas hace que con el tiempo el color no degenere en otros y se vea feo, como ocurre con las tintas. Seguro que alguna vez habéis visto cejas moradas, verdes, azules, naranja… Eso con la Micropigmentación no ocurre.
Además del pigmento, la técnica es diferente a la de un tatuaje, ya que se realiza a menor profundidad y es menos doloroso.
Los pigmentos a diferencia de las tintas, tienen tonalidades como las del maquillaje, por ejemplo para cejas hay muchísimas tonalidades de marrón y además se pueden mezclar para conseguir el tono correcto acorde nuestra piel y pelo lo que hace que quede muy natural.
Un consejo, lo barato sale caro, así que aseguraros que os lo van hacer bien, como os gusta y con las medidas de higiene adecuadas, aún que tengáis que pagar un poco más te aseguro que merecerá la pena.