¿Por qué se dilatan los poros?

Realmente lo que llamamos poro, es el anillo folicular, pero para que todo el mundo sepa a lo que nos referimos seguiremos llamándolo así.

El poro se dilata en función de la secreción sebácea de cada piel. Podemos ver pieles totalmente lisas que parecen piel de melocotón y otras con los antiestéticos poros en la zona T y pómulos en muchos casos.

Suelen ser consecuencia genética, hormonal, hábitos alimenticios, por falta de elasticidad…

La dilatación de ese poro dependerá de nuestra glándula sebácea, cuanto más segregue, más grande es esa glándula que se encuentra dentro de cada poro, por el cual es su vía de salida.

Glándula sebacea

Generalmente los poros abiertos sólo implican una molestia estética, pero estas pieles necesitan un cuidado especial, ya que debido a la dilatación son más propensas a ensuciarse y acumular más puntos negros, lo que puede ser consecuencia de infecciones y crear un problema grave en la piel si no se trata.

¿Cómo podemos mejorarlo?

Lo primero que tenemos que hacer es tener una buena higiene diaria tanto de día como de noche con productos específicos para regular la grasa, usar productos profesionales, cuidado con algunos productos de perfumería que contienen alcohol y otro productos que resecan y deshidratan la piel por fuera y no regulan.

Acudir cada 15 o 30 días a realizarnos una limpieza profesional, para que no se nos infecte el poro, no nos salgan granitos y el poro este limpio, así parecerá más fino.

Usar Retinol, ( vitamina A) esta vitamina es acumulativa en nuestra piel, lo que produce es una exfoliación constante, por lo que afina nuestra capa córnea, evita que se tapone el poro, mejora las cicatrices y nos da luminosidad. Este producto lleva su proceso de adaptación si es muy concentrado, así que hay que informarse bien antes de usarlo.

Existen algunos láser que aumentan la cantidad de colágeno y las fibras de sostén, por lo que la piel se contrae y el poro se aprieta. Se ve una piel mucho más bonita y el estrato córneo que con la edad se engrosa, se afina y se ve una piel más juvenil y rosada. Para mantener los cambios este tratamiento debería hacerse periódicamente.

¡¡CUIDADO!! Algunas marcas conocidas venden cremas “tapa poros” que lo único que hacen es rellenarlo y taponarlo, por lo que no deja salir la grasa y nos provocan infecciones.