¿Sabíais que podéis hacer vuestra propia leche? Con muchos más nutrientes y más naturales, sin ningún tipo de conservante ni aditivos. Podéis ir variando o probar cual os puede gustar más, a mi me encantan todas! Es súper fácil de hacer y la puede tomar toda la familia!

Además de que son muy ricas, la pueden tomar tanto los celíacos como los intolerantes a la lactosa.
Aquí os dejo un par de recetas para que las probéis!

Leche de almendras


 

LECHE DE ALMENDRAS

Esta leche es más ligera que la leche de vaca, aporta más calcio y tiene menos colesterol, es apta para veganos, celíacos e intolerantes a la lactosa

Dejar las almendras en remojo la noche anterior para que sean más fácil pelarlas, para que se trituren mejor y para que se activen, es decir, para que sean más fáciles de digerir y para que las vitaminas y minerales que hay en ellas se absorban con más facilidad.

INGREDIENTES:

• 100 gramos de almendras (crudas y sin sal)
• 4 dátiles (opcional)
• 500 mililitros de agua

PASOS A SEGUIR:

1. La noche anterior ponemos en remojo las almendras en un recipiente con agua.
2. Al día siguiente colamos las almendras, las lavamos con abundante agua y les quitamos la piel. Este paso es opcional.
3. En un robot de cocina o batidora añadimos las almendras, los dátiles y el agua y batimos durante 1 ó 2 minutos.
4. Colamos la leche de almendras con una gasa, tela o con un colador muy fino para separar el líquido de los restos de almendras.
5. Con los trocitos de almendra que nos quede en el colador podemos usarlo para hacer galletas ( por ejemplo)

LECHE DE QUINOA

Ya hablamos de que la quinoa es uno de los súperalimentos, pues esta es una manera más de consumir la quinoa a nuestra dieta, y os aseguro que está buenísima.

INGREDIENTES:

• 1 taza de quinoa cocinada (240 gramos)
• 3 tazas de agua (750 mililitros)
• 4 dátiles (opcional)
• ¼ cucharadita de canela (opcional)

PASOS A SEGUIR:

1. Cocina la quinoa siguiendo las instrucciones del paquete. Deja enfriar.
2. Echa en una batidora o robot de cocina la quinoa, el agua, los dátiles ( sin hueso) y la canela, bate hasta que estén completamente integrados.
3. Cuela la leche de quinoa con una gasa, tela, utensilio para hacer leches vegetales o con un colador muy fino para separar el líquido de la pulpa.

Guarda la leche de quinoa y almendras en una botella o recipiente hermético en la nevera durante un máximo de 3 ó 4 días. Ya que no contiene conservantes. Estas leches las podemos usar tanto para tomar tal cual o usar en repostería o recetas de cocina.

¿Os animáis a probarlas? Nosotras ya somos adictas!