La importancia de cuidar la piel

La piel es un órgano, el único que está expuesto constantemente a las agresiones externas, por lo que precisa de un especial cuidado diario para que no enferme.

Muchas veces no somos conscientes del daño que le puede producir la contaminación, el sol, el aire, bacterias, suciedad…

La piel no solo absorbe, también expulsa residuos del organismo, por lo que hacer higienes faciales periódicamente facilita esa absorción de productos que pongamos a nuestra piel y la expulsión de residuos.

Al tener los folículos limpios se evita la obstrucción y saturación en la piel y las correspondientes afecciones.

Es muy importante usar los productos adecuados para nuestra piel, ya que sino es así, nos puede perjudicar bastante.

La clave esta en ser constantes con la limpieza y el cuidado diario, asesorarnos por una profesional y usar productos que no contengan perfumes, colorantes ni conservantes, ya que estos productos también son absorbidos por la piel y pueden producir irritaciones.

Ni que decir tiene que nuestros hábitos alimenticios también influyen en la salud de nuestra piel, el estrés, medicamentos, enfermedades…
Para tener una piel saludable, lo mejor es una dieta equilibrada y unos cuidados mínimos de limpieza e hidratación diarios.